Alimentación anti cáncer

14 July 2015

Aunque prevenir esta enfermedad puede ser complejo, un grupo de investigadores entregó la dieta que deberíamos seguir para protegernos.

A pesar de que nada puede asegurarnos que no vayamos a tener cáncer, Time.com publica un estudio científico del Comité de Médicos por una Medicina Responsable, el que entregó seis directrices alimenticias para la prevención de esta enfermedad.

Los estudios, publicados en el Journal of the American College of Nutrition, apuntan a que una dieta anti cáncer debe tener un alto consumo de frutas y verduras. Evitar el consumo de alcohol, consumir menos lácteos y carnes procesadas reduciría el riesgo de cáncer de boca, pulmón, mamas y colon.

Te contamos cuáles son los principales lineamientos de la dieta anti cáncer que el grupo de científicos propone.

1. Lácteos

Disminuir el consumo los lácteos busca reducir el riesgo de cáncer de próstata. Según los científicos consumir 35 gr. de lácteos al día aumentaría el riesgo de este cáncer. El estudio indicó que incluso tomar dos vasos de leche aumentaría el riesgo a este mismo tipo de cáncer en un 60 por ciento.

Es importante señalar que el estudio también considera dañino para estos efectos a los suplementos de calcio, que produciría el mismo efecto.

2. Alcohol

Evitar el consumo de alcohol tiene como fin reducir el riesgo de cáncer de boca, faringe, laringe, esófago, colon, recto y mamas, pues explican que una bebida por semana aumenta el riesgo de estas enfermedades en un 24 por ciento.

3. Carnes rojas y procesadas

Las carnes rojas y procesadas tienen incidencia según esta investigación en los cánceres de colon y recto. Pues según explican los científicos cada porción diaria de 50 gramos de carne procesada, equivalente a dos rebanadas de tocino o una salchicha, aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 21 por ciento.

Una porción de 120 gramos de carne roja, equivalente a un bistec, aumenta el riesgo de cáncer colon en un 28 por ciento. Esto por algunos componentes de este tipo de carnes, tales como los aminoácidos esenciales en las carnes rojas y procesadas, contribuye al crecimiento de células cancerosas en el cuerpo.

4. Carnes a la parrilla y fritas

Según el estudio hay que evitar estas preparaciones, pues se asocian al cáncer de colon, recto, mama, próstata, riñón y páncreas. Esto porque algunos de sus componentes al ser cocinados por largos tiempos de cocción y altas temperaturas pueden alterar la síntesis de ADN.

5. Priorizar los productos de soya

La soya fue considerada como un alimento positivo, pues explican que ayuda a reducir el riesgo de cáncer de mama y su recurrencia en mujeres ya tratadas.

Es importante señalar que las mujeres chinas, quienes consumen durante su adolescencia más de 11.3 gramos de proteína de soja al día, tienen un 43 por ciento menos riesgo de cáncer de mama antes de la menopausia, esto en comparación con las mujeres que consumen 1,7 gramos.

Otros estudios en Estados Unidos también reflejaron que las mujeres que optan por productos de soya tienen un menor riesgo de mortalidad y recurrencia del cáncer de mama.

Es importante que sepas que al elegir los productos de soja, lo recomendable es siempre optar por sus formas naturales, tales como los porotos de soya o el tofu orgánico.

6. Priorizar el consumo de frutas y verduras

Especialmente las verduras de hoja verde, ayudan a reducir el riesgo de cáncer en general. Verduras como el brócoli y la espinaca se asocian con un menor riesgo de cáncer de colon, al pulmón y de estómago.

Los vegetales ricos en carotenos, como es el caso de las zanahorias pueden reducir en un 19 por ciento el cáncer de mamas. Y en general quienes consumen grandes cantidades de cualquier tipo de fruta o verdura reducen el riesgo de cáncer de mama en un 11 por ciento.

El tomate es un gran aliado para reducir el riesgo de cáncer gástrico. También el ajo y la cebolla.

Además el té verde, la cúrcuma, las uvas y otros alimentos vegetales tienen la capacidad de regular laapoptosis, que es el proceso natural para destruir las células enfermas, una vía fundamental para la prevención de esta enfermedad.

Fuente: Biut.cl