Alimentos que ayudan a cuidar la piel de la contaminación

8 August 2015

Este año la contaminación se ha hecho sentir con más fuerza que nunca, al igual que sus nefastos efectos en la piel. La buena noticia es que una buena alimentación puede ayudar a disminuirlos.

Las recurrentes premergencias ambientales que se han decretado este año en Santiago dejan en evidencia que el aire que se respira en esta ciudad está muy sucio y al parecer, al menos en el corto plazo, no mejorará. Es tiempo entonces de aprender a convivir con la contaminación pero tomando medidas para que sus efectos sean lo menos dañinos para la salud de la piel.

Los efectos de la polución hacen que los poros se tapen, que la piel esté menos oxigenada y, por ende, disminuya su elasticidad, se vuelva más rugosa, con menos vitalidad y luminosidad.
Una de las medidas que se pueden tomar es mejorar la alimentación. Alejandra Espinosa, nutricionista de la Clínica de la Doctora Carmen Moren explica que “en esta etapa es imprescindible consumir alimentos ricos en antioxidantes, capaces de protegernos de los radicales libres que aceleran el proceso natural de envejecimiento cutáneo.” La nutricionista de Clínica Dávila Juliana Barría, coincide al afirmar que la clave está en atacar los radicales libres y agrega que “mientras mayor sea el consumo de alimentos ricos en antioxidantes, menor es la posibilidad de desarrollar ciertas patologías relacionadas con los efectos degenerativos de la piel que traen los altos niveles de contaminación”.

El agua también es fundamental. “Se trata de un nutriente esencial dentro de nuestro organismo, tiene múltiples funciones como participar en el proceso de transporte de nutrientes y oxígeno, lo que permite que la piel se mantenga sana y saludable”, explica Juliana Barría.

“Dado que la contaminación seca las mucosas, es importante consumir mucho líquido, idealmente líquidos sin azúcar y en los cuales agreguemos productos naturales como agua con cáscaras de fruta, de hierbas frescas o limonadas sin azúcar”, dice Alejandra Espinoza, quien también recomienda los batidos de fruta en el desayuno. “Una buena opción son los de frutillas con manzana o pera con naranja, conservando la cáscara mientras se pueda”, explica.

¿Qué comer?

Los antioxidantes se pueden encontrar en:

  • Frutas, verduras y frutos secos como: ajo, perejil, cilantro, cebolla, frutos secos, arándanos, maqui, membrillo, calafate, palta, aceitunas, pomelo, brócoli y tomate.
  • Vitamina E: que se encuentra en aceitunas, paltas, frutos secos o aceites vegetales de maravilla, canola u oliva.
  • Minerales como el Selenio: en pescado, mariscos, frutos secos como almendra y nuez.
  • Betacaroteno, por ser un precursor de la vitamina A: se encuentra en la zanahoria, pimentón, frutillas, espinacas, alcachofa, brócoli y yema de huevo.

 

Fuente: Revista Mujer