¿Para qué nos sirve el beta-caroteno?

24 August 2015

El beta-caroteno y otros carotenoides proveen aproximadamente el 50% de la vitamina A necesaria para nuestra dieta.  Revisa aquí en qué alimentos la podrás encontrar.

¿Qué es?

El beta-caroteno es uno de los pigmentos de un grupo de pigmentos rojos, anaranjados y amarillos llamados carotenoides. El beta-caroteno y otros carotenoides proveen aproximadamente el 50% de la vitamina A necesaria en la dieta Americana. El beta-caroteno está presente en las frutas, verduras y granos. También se puede hacer en el laboratorio.

El beta-caroteno se utiliza para disminuir los síntomas de asma producida por el ejercicio; para prevenir ciertos cánceres, las enfermedades del corazón, las cataratas, y la degeneración macular senil (DMS); y para el tratamiento del SIDA, el alcoholismo, la enfermedad de Alzheimer, la depresión, la epilepsia, el dolor de cabeza, el reflujo, la presión arterial alta, la infertilidad, la enfermedad de Parkinson, la artritis reumática, la esquizofrenia y trastornos a la piel que incluyen soriasis y vitiligo.

El beta-caroteno también se utiliza en las mujeres desnutridas para disminuir las probabilidades de muerte y ceguera nocturna durante el embarazo, así como para la diarrea y fiebre después de dar a luz.

Algunas personas que se queman fácilmente con el sol, incluyendo aquellas con una enfermedad hereditaria llamada protoporfiria eritropoietica (PPE), usan el beta-caroteno para disminuir el riesgo de quemaduras solares.

Hay muchas autoridades – incluyendo la Asociación Americana del Corazón, la Sociedad Americana del Cáncer, el Instituto Mundial de Investigación del Cáncer en asociación con el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer, y la Agencia Internacional para Investigación del cáncer de la Organización de la Salud Mundial – que recomiendan obtener el beta-caroteno de los alimentos y no de suplementos, por lo menos hasta que las investigaciones demuestran si los suplementos ofrecen el mismo beneficio. El comer 5 porciones al día de frutas y verduras provee 6-8 mg de beta-caroteno.

¿Qué tan efectivo es?

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Eficaz para...

  • El tratamiento de la sensibilidad al sol en las personas que tienen una enfermedad hereditaria de la sangre llamada “protoporfiria eritropoietica”.

Posiblemente eficaz para...

  • Disminuir el riesgo de cáncer de mamas en las mujeres antes de la menopausia si se consumen frutas y verduras que contienen beta-caroteno. El beta-caroteno parece ser especialmente eficaz para las mujeres que tienen un alto riesgo de cáncer de mamas, incluyendo aquellas con un historial familiar y aquellas que usan alcohol en forma excesiva.
  • El tratamiento de una enfermedad de los ojos llamada degeneración macular senil (DMS) si se usa con otros medicamentos. El tomar 15 mg de beta-caroteno por vía oral junto con 500 mg de vitamina C, 400 IU de vitamina E y 80 mg de zinc elemental una vez al día, parece ayudar a prevenir la pérdida de la visión y el empeoramiento de la DMS en las personas con DMS avanzada. No hay suficiente evidencia de que esta combinación funcione en las personas con la enfermedad macular menos avanzada.
  • Prevenir las quemaduras solares en las personas que son sensibles a la radiación solar. Sin embargo, es poco probable que el beta-caroteno tenga mucho efecto en prevenir el riesgo de quemaduras de sol en la mayoría de las personas.
  • Evitar que una forma de artritis llamada osteoartritis empeore. Pero el tomar beta-caroteno no parece prevenir la osteoartritis.
  • Prevenir la bronquitis y dificultad para respirar en los fumadores. El beta-caroteno de la dieta parece ayudar, pero los suplementos de beta-caroteno no lo hacen.
  • Reducir el riesgo de cáncer de los ovarios en las mujeres después de la menopausia.
  • Reducir el riesgo, en las mujeres desnutridas, de mortalidad relacionada con el embarazo, de ceguera nocturna, de diarrea y de fiebre después de dar a luz.
  • Prevenir los ataques de asma debido al ejercicio.
  • El tratamiento de una enfermedad de la lengua llamada leucoplaquia oral.
  • Mejorar el rendimiento físico y la fuerza en la gente anciana.

 

Fuente:  Medline Plus