DESAYUNOS ENERGÉTICOS

14 September 2015

Desayunos que ayudan a mantener la energía durante más tiempo

Con el frenético ritmo de vida que llevamos desayunar resulta fundamental y si puede ser un desayuno energético, mejor que mejor. Necesitamos que lo que ingerimos como desayuno nos aporte la energía suficiente para toda la mañana.

Nuestro desayuno comienza con nuestra cena. ¿Qué quiere decir esto? Que depende de lo cenemos así será nuestro desayuno. Desde la macrobiótica recomendamos cenar ligero y temprano de forma que al levantarnos tengamos apetito. Con esta medida también permitimos a los diferentes órganos del cuerpo realizar tareas de limpieza y reparación en vez de tener que estar trabajando en sacar adelante la última ingesta.

Supongamos que hemos realizado una cena ligera y temprana (a las 8:30 como muy tarde).  Al levantarnos al día siguiente tendremos apetito y notaremos que nuestra energía comienza a activarse. Para respetar esa energía ligera y ascendente, nuestro desayuno ha de ser nutritivo y húmedo pero no excesivamente pesado. A continuación os dejamos una serie de alternativas que respetan estos criterios:

Opción 1: Crema de arroz

Para esta receta podemos utilizar arroz integral ya cocido (por ejemplo, sobras del día anterior que hemos guardado en la nevera). Hervimos el arroz cocido 10 minutos en cualquier tipo de bebida vegetal (leche de arroz, leche de avena, etc.), pudiendo añadir pasas, algunos frutos secos tostados y/o algún endulzante como sirope de arroz o de cebada. Esta crema tiene efectos beneficiosos tanto en el estado físico como en el mental.

Opción 2: Crema de mijo

En primer lugar molemos el mijo (3 cucharadas) hasta convertirlo en una sémola. Posteriormente hervimos 10-15 minutos sin dejar de mover con 300ml de bebida vegetal de avena o arroz. Podemos añadir canela, semillas de lino trituradas, sirope de arroz para endulzar.

Opción 3: Pan y bebida vegetal

Es la opción más práctica, para los que tienen más prisa o menos ganas de meterse a la cocina. Si tenemos acceso a un pan de buena calidad, preparado con masa madre y harina integral, podemos tomarlo acompañado de alguna mermelada natural (sin azúcar) o algo de aceite de oliva o lino. Para las personas con problemas de hígado, sequedad de piel, boca u ojos, estreñimiento seco o dolores de cabeza es recomendable tomarlo al vapor. También se puede acompañar de algún paté vegetal al gusto.

Opción 4: Crema de copos de avena

Es el desayuno más extendido en países del norte de Europa. Se cuecen los copos de avena en alguna bebida vegetal con una ramita de canela y un poco de piel de limón durante 10 minutos. En caso de querer darle un toque más enérgico podemos añadir una cucharadita de crema de almendras o cacahuetes. Se puede añadir sirope de arroz para endulzar y frutos secos tostados para acompañar.

Opción 5: Sopa de miso

Es la opción más recomendable para personas con problemas de salud que quieren encontrarse mejor. Puedes ver cómo se prepara en la entrada de nuestro blog titulada “Cómo preparar una sopa de miso fácil”.

 

Como bebidas podemos elegir entre las siguientes opciones:

Café de cereales: Aporta al organismo una buena cantidad de minerales, potencia la digestión y concentración mental.

Té Mu: Da fuerza al organismo y tiene efectos beneficiosos, alivia problemas estomacales y mejora el sistema inmune. Es un té con un sabor entre regaliz y canela, una fórmula macrobiótica de 16 plantas.

Té de tres años: Sobre todo recomendado si se está siguiendo una dieta de adelgazamiento, ya que ayuda a la digestión de las grasas.

Té verde: especialmente el de variedad Sencha, por su alto contenido en polifenoles, con efectos beneficiosos para la salud.

 

Con estos desayunos energéticos (y altamente saludables) notarás mucha diferencia en tus mañanas de oficina. ¡Prueba a desayunar de forma macrobiótica con nuestra ayuda!

 

Fuente:  ShaMagazine